Calígula: El emperador demoníaco del Imperio Romano

Escolar
Vistas: 37 | Publicado por: maou 06/11/2018 |

Es curioso que hay misterios o leyendas en la Historia que pueden fácilmente ser llevados al cine y más curioso aún que otros misterios y leyendas se hacen conocidos cuando son llevados al cine, esta es una de las analogías que se pueden observar entre los 1400 días de terror de Calígula y Sweeney Todd, el barbero demoníaco de la calle Fleet; y es que, tal y como si se tratara de un cuento de terror, nuestros antihéroes son tan similares que me resultó imposible no fusionarlos y crear mi propia versión de Calígula, El emperador demoníaco del Imperio Romano.

Justo como Sweeney Todd, el joven Calígula tuvo que permanecer oculto para no ser asesinado como el resto de su familia por el emperador Tiberio. La rudeza de aquellos años falto de libertad y alimento así como el dolor de la muerte de su madre, el asesinato de su padre y el suicidio de su hermano no hizo sino alimentar el odio contra quien le había destrozado la vida. Sin embargo, como si del destino se tratara su propio verdugo le dio la oportunidad de preparar su propia venganza.

A ambos no se les puede juzgar por ser corrompidos por la sed de venganza, puesto que el entorno de ambos personajes se caracteriza por el poder desmedido, las conductas depravadas y violentas encabezadas por sus gobernantes. Desafortunadamente, como era de esperarse, en ambos casos nuestros antihéroes llevan sus conductas al extremo.

Lo cierto es que muy pocas personas aprenden a hacerle frente a sus instintos, también hay que considerar que nuestra capacidad de venganza es aprendida por el medio y ya había mencionado que el medio de ambos personajes no era precisamente armónico. La venganza es además una forma enfermiza de violencia ya que la violencia en algunos casos tiene un fin defensivo pero en la venganza no hay defensa, puesto que el daño ya ha sido hecho así que se recurre a ella como un medio para pretender anular de manera mágica lo pasado.

Finalmente viene la liberación –en sentido idílico-, en el cripto pórtico o pasadizo subterráneo, se dio la emboscada ya que después de tocar fondo y de alimentar enemistades y otros demonios, el vaso sería colmado y con ello, vendría la muerte de nuestros protagonistas de mano de la persona menos esperada y ¿de qué forma? Irónicamente, de la misma forma en la que ambas historias tenían que terminar: con sádica brutalidad.



¡Contáctame!

Calle 103, No. 31, entre 114 y 116, Santa Lucía, 24020, San Francisco de Campeche, Campeche

REDES SOCIALES